Relación de las fiestas que la insigne villa de Madrid…


Relación de las fiestas que la insigne villa de Madrid hizo en la canonización de su bienaventurado hijo y patrón San Isidro (1622)

LOPE DE VEGA Y CARPIO, FÉLIX.  RELACIÓN DE LAS FIESTAS QUE LA INSIGNE VILLA DE MADRID HIZO EN LA CANONIZACIÓN DE SU BIENAVENTURADO HIJO Y PATRÓN SAN ISIDRO, CON LAS COMEDIAS QUE SE REPRESENTARON, Y LOS VERSOS QUE EN LA IUSTA POÉTICA SE ESCRIVIERON. DIRIGIDA A LA MISMA INSIGNE VILLA POR LOPE DE VEGA CARPIO, MADRID: VIUDA DE ALONSO MARTÍN, 1622.

Los jueces de la justa fueon: Luis del Salcedo, del consejo y cámara del rey, don Alonso Cabrera, del consejo y cámara, caballero de calatrava, Juan de Castro y Castilla y el resto de cargos del gobierno municipal citados arriba; además para asuntos de teología se elegió al P. F. Antonio Pérez, de san Benito. Lope critica la calidad de la poesía y a aquellos que se ponen a hacer versos imitando: “Pero como otras vezes he dicho, hallarse tan presto poetas los haze presumir de sus ingenios y olvidarse de lo que sienten de sus atrevimientos los hombres cuerdos y doctos mayormente quando hallan en todos unas mismas vozes, pues en esta justa huvo treinta y dos papeles, que todos dezían bever soles, cielos, luzes, estrellas, espíritus, etc.” (41r-v). La justa se celebró en el segundo patio, donde se dividió por una celosía y estuvieron los reyes, la infanta doña María, infante D. Carlos de Austria y el infante D. Fernando, arzobispo de Toledo, con algunas señoras damas y meninas. Lope de Vega oficia de presentador del acto que abre con un a modo de cédula de academia. Asuntos: 1º: seis canciones de 13 versos como la 30 de Petrarca (ocho participantes) Lope de Vega, Fco. López de Zárate,  P. Calderón y Riaño, Juan de Jáuregui, Luis Belmonte, Miguel Silveira, Antonio López de Vega, maestro Burguillos, 2º cuatro octavas (9 participantes): Guillén de Castro, Juan Osorio de cepeda, Juan Pérez de Montalván, Luis Belmonte, Anastasio Pantaléon, Gabriel Téllez, Salas Barbadillo, Juan de Bexarano, maestro burguillos, 3º cuatro décimas (15 participantes): Mira de Amescua, Antonio de Lugo y Ribera,  Juan de Briviesta y Ávila, Antonio de Mendoza, Martín de Urbina,  Fco. Francia y Acosta, Dr. Pelayo Rasura, Gabriel Téllez, Francisco de Quintana, P. Calderón, Salas Barbadillo, Ldo. Lesmes Díaz de Calahorra, Lope se marca una defensa de la lengua castellana y de los que es castellano a continuación (85r-v), Miguel Venegas de Granada, Castillo Solórzano, maestro Burguillos, 4º soneto (13 participantes): Francisco de Quintana, Felipe Bernardo del Castillo, Fco. De Francia y Acosta, Vicente Garte, fray domingo de Ochoa, Manuel Ponze, fray Gerónimo Vélez, fray Diego de San Miguel, fray Antonio Gual, Gonzalo de Ayala, Alonso Castillo Solórzano, Jorge de Lima, maestro Burguillos, 5º diez redondillas de 4 versos: Fernando de Lodeña, Gerónimo de Robles, Antonia de Nevares, Maestro Burguillos, 6º romance de 40 versos (20 participantes) Diego de Villegas, S. Fco. De Medrano, Bachiller Lesmes Díez de Calahorram Fernando de Lodeña, Martín de Urbina, gerónimo de la Fuente, Francisco Fernández de Açagra y Vargas, Luis de Cepeda y Ayala, Alfonso Ribeiro Pegado, Pedro de Vargas, Ldo. Pedro García Ponce, Juan Gómez de Opego, Pedro Gavia Ponce, fray Juan de S. Cirilo (descalzo carmelita), Pedro Calderón, Dr. Collado, Diego de Cuadros, Ldo. Diego Manuel, Ldo, Juan Navarro, M. Burguillos, 7º cinco liras. Fco. De Tapia y Leiva, (conde del Basto, hijo del marqués de Belmonte), Diego de Silva, F. López de Zárate, Antonio Enríquez Pesoa, Gerónimo de Robles, Ldo. Bernardo del Castillo, maestro Juan Hugarte y Hermosa, Ldo. Pedro García Velendiz, M. Burguillos, 8º seis canciones de a seis. Fco. Manuel Méndez Testa, Fernando Bermúdez Carvajal, Inés de Zayas, J. Pérez de Montalván, Sebastián F. De Medrano, Francisco Lucio Espínola, Conde del Basto, Luis de Tovar, m. Burguillos, 9º diez tercetos (13 participantes): Alvaro Vique, Martín de Urbina, Igancio Gaona, Gaspar Rodríguez de Monroy, Juan Osorio, fray Diego de la encarnación, P. Calderón, Ldo. Francisco de Quintana, Diego de Silva, Ldo. Alonso Gómez de Zurita, Juan Fco. De Prado, Fernando de Silva, M. Burguillos, 10º glosa a una redondilla de 4 versos: Juan de Jáuregui, Ldo. Jacinto de Piña, Juan de Valencia, Pedro Calderón, Antonia de Alarcón, Juan Pérez de Montalván, Gerónimo de la Fuente, F. De Quintana, S. F. De Medrano, Catalina de Aybar, Luis de Cepeda y Ayala, m. Burguillos, 11ª Jeroglíficos: F. de Urbina, Ldo. Andrés Gómez de la Mora, Félix Rodríguez, Agustín de Casanate, Alfonso Rieiro Pegado, M. Burguillos.

Asunto 5º: diez redondillas de 4 versos

De D. Antonia de Nevares. Redondillas

Zarça de Moysén divina,
que os ardéis y no os quemáis
¿cómo tras el fuego os vais
si tanto el fuego camina?

¿Cómo con valor altivo
sin poderos resistir,
muriendo estáis por morir
siendo vuestro amor tan vivo?

Y si la razón advierte
con ventaja conocida,
hazeys muerte de la vida
por hazer vida la muerte.

Como en ansias abrasadas
desseais dichas del cielo,
¿si las teneys en el suelo
y en vuestro pecho encerradas?

Mas de suerte para vos
es la gloria del penar
por dios, que quereys dexar
la gloria de Dios, por Dios.

Y en esta gloria que toco,
si a vuestras vozes escucho,
el fuego os parece mucho
y es porque os teneys en poco.

Vuestra ardiente caridad
la humildad muestra mejor,
que quien quiere más amor
professa más humildad.

Y al sol, cuyos rayos claros
como luzero seguís,
menos calor le pedís
y más quereys abrasaros.

Al fin los lazos mortales
assí vuestro amor rompió,
que vuestra luz colocó
sobre luzes inmortales.

(ff. 98r-99r)

Asunto 8º: seis canciones de a seis

De doña Inés de Zayas. Canción

Oy que Isidro, Gregorio soberano,
en el cielo recibe
(donde sagrado vibe [sic])
la beatitud dichosa de tu mano,
oy que deidad le añades
al número inmortal de sus deidades.

Oy pues, que ilustremente le conduzes
al orbe luminoso
donde surca glorioso
golfos de llamas, piélagos de luzes,
que resplandecen bellas,
más que el puro candor de las estrellas.

Madrid, aun en el mismo acento muda
(quando en tan arduo intento
calla el mayor acento)
santísimo en la tierra te saluda,
y en la celeste esfera
apóstol ya divino te venera.

No, acaso no, remite a tu desvelo,
y a tu grave cuidado
(santísimo prelado)
la militar Jerusalén el cielo,
pues con aplauso tanto,
al que le ofreces tu pregón a santo.

Tu frente adorne, pues, magestuosa
la tiara eminente
que en tu sagrada frente
menos se juzga noble que forçosa,
ella misma se deve
digno decoro a tu peynada nieve.

Vive, Gregorio, ah, tú, vive reparo
de la iglesia oprimida,
que el cielo en nueva vida
te reserva, te suple, fénix raro,
siendo al purpúreo nido
de no estéril ardor restituido.

(ff. 118r-v)

Asunto 10º: glosa a una redondilla de 4 versos

De doña Antonia de Alarcón.

Madrid, aunque tu valor
reyes le están aumentando,
nunca fue mayor que quando
tuviste tal labrador.

Glossa

Roma, que en glorias triunfante
vive por siglos prolijos
teme que el valor constante,
Madrid, de tus nobles hijos
este blasón la adelante.

Aumenta, pues, tu temor,
que el glorioso resplandor
de un hijo, es bien que la enseñes,
aunque tu grandeza empeñes
Madrid, aunque tu valor.

No en la paz de tus Catones,
ni en la guerra haze aparato
de Pompeyos, y Scipiones,
que a un Fabio y a un Cincinato
les da más altos blasones.

Labradores alabando,
está de tu honor borrando
los títulos más gloriosos,
quando tantos generosos
reyes le están aumentando.

Que quando tuviste (dize)
agricultor, cuya fama
tus labranças autorize,
como ella, que les derrama
laurel que las eternize.

Que quando está preguntando,
y pues que vas esforçando
este blasón, contra el suyo,
dila, su puesto que el tuyo
nunca fue mayor, que quando.

Dila, que quando tuviste
a Isidro, que inmortaliza
los campos que arar le viste,
y que ella te canoniza
el hijo que mereciste.

Tema, pues, que superior
de algún rey o emperador,
será la gloria que llegas,
si en la humildad de tus vegas
tuviste tal labrador.

(f. 140r)

De D. Catalina de Aybar

Madrid, aunque tu valor
reyes le están aumentando,
nunca fue mayor que quando
tuviste tal labrador.

Glossa

Tiempo vendrá, hermosa villa,
que al triunfo de tu grandeza,
siendo otava maravilla,
postre la imperial cabeça.

Y tiempo vendrá mejor,
que aunque tengas valor tanto
alcances gloria mayor,
por tener un hijo santo,
Madrid, aunque tu valor.

Entonces, pues, se verá
baxarse a tu tierra el cielo,
por la gloria que tendrá
y que ararán en tu suelo
los moradores de allá.

Sus cabeças coronando,
divinas musas cantando,
saldrán a esta maravilla,
y el honor que en ti a Castilla
reyes le están aumentando.

Y a los que quieran saber
quando la gloria a de ser,
que adivinando te estoy,
que en ti miren la de oy
se les puede responder.

Y mirándote gozando
de Isidro el triunfo mejor,
no tendrán que yr preguntando
pues ven que tu resplandor
nunca fue mayor que quando.

Assí en era tan dichosa,
no solo por tus blasones
serás, oh, villa, famosa,
mas, por tu santo gloriosa
te llamarán las naciones.

El parabien quiero darte
oy en el trono mayor
a que pudiste ensalçarte,
pues que para eterniçarte
tuviste tal labrador.

(f. 142v)

Premios

Doña Antonia de Nevares,
hermosa con tanto estremo
que estuviera disculpada
a faltarle entendimiento.
Llegó a vencer a los dos,
pero como no la vieron
quedó de los dos vencida
si la ven, vengarse ha dellos.

(151v-152r)

Aquí doña Inés de Zayas
con los más altos que puedo
encarecer dio a las gracias
el número impar perfeto.

(f. 153v.)

Volver arriba