Relación de las fiestas eclesiásticas y seculares que la mui noble…


Relación de las fiestas eclesiásticas y seculares que la mui noble y siempre leal ciudad de Córdova ha hecho a su ángel custodio S. Rafael este año de MDCLI y razón de la causa porque se hizieron. Puestas en orden por D. Pedro Mesía de la Cerda, cavallero de la Orden de Alcántara. Dedicadas a la muy noble y siempre leal ciudad de Córdova, Córdoba: Salvador de Cea Tesa, 1653.

Ana de Pineda Serrano y Góngora participa en los Asuntos Quinto, Sexto y Séptimo. En el Asunto Quinto, “Glosa en dos quintillas o en décimas de una redondilla”, se editan 8 glosas, de las cuales 4 están premiadas, entre ellas, una de la autora (ff. 71r-v). En el Asunto Sexto, ” Romance entre 32 y 30 coplas, a otra aparición del ángel al fraile en cuestión”, se editan 6, de los cuales 3 son por el premio. El último de los editados es de doña Ana de Pineda Serrano y Góngora  (ff. 77r-78r). En el Asunto Séptimo, “Soneto a las reliquias que se sacaron en procesión en una peste en 1602”, se editan cinco textos, tres de premio y dos más, uno de Gabriel Bocángel y el otro de la autora (f. 79v)

ASSUMPTO QUINTO: GLOSSAS

De doña Ana de Pineda Serrano

Ángel custodio de nuestro
común beneficio sé
que amparo de vidas fue
con nuestro gran Dios el vuestro.

Medicina de Dios fuerte
sois, Raphael, y pavés
que amparáis al cordovés
de los golpes de la muerte.
Que tenemos de vos muestro
el vivir es muy creíble
lo mortal y corruptible
Ángel custodio, de nuestro.
Sois medicina de Dios
Raphael, con primor tal,
que a todos en general
dais salud, no solo a dos.
Córdova que tiene fe
con vos en su achaque raro
que en vos ha hallado es claro
común beneficio sé.
De Córdova protector
sois o mecenas celeste
que en el tiempo de su peste
a Dios templáis el rigor
La ciudad dichosa ve
que fue vuestra protección
del contagio destruición
que amparo de vidas fue.
Quando os ponéis a rogar
tan eficaz lo dezís
Ángel que si a Dios pedís,
nada os quiere a vos negar
Sois en el pedir tan diestro
que se vio en lo contagioso
que fue ruego poderoso
con nuestro gran Dios el vuestro.

(71r-v)

ASSUMPTO SEXTO: ROMANCES

De doña Ana de Pineda Serrano y Góngora.

Quando entre confusas sombras
está agonizando el orbe
con la imagen de la muerte
que informa Morfeo torpe.
Quando está dormido el día
y hecha un Argos la noche,
en la luz de cada estrella
tiene un ojo de oro informe.
Quando el silencio en tinieblas
hurta a la lengua las vozes
y ligados los sentidos
se suspenden sus acciones
Raphael Arcángel sacro,
celestial, hermoso Adonis
habla a Andrés de las Roelas
noble y santo sacerdote
Córdova feliz patrono
y custodio le conoce,
que en el contagio le empara,
que en las penas le socorre.
Cinco vezes repetidas
le habla en cinco borrones,
que echó a la luz Proserpina
con sus rayos de horrores.
Anda Andrés, dile al pastor
que empuña el cayado noble
en la cordovés dehessa
las que articulo razones.
Que en el templo de san Pedro
honrosamente coloque
de tanto mértyr reliquias,
rayos ya de tantos soles.
Que en viriles de cristal
sus luzes, si no en faroles
las incluye porque alumbren
tinieblas de resplandores.
Que con devidos obsequios
los fieles las adoren,
que tiempos vendrán nocivos
en que de su azilo gozen.
Fuese el ángel, mas Andrés,
que dando suspenso inmóbil,
de humilde, y sabio el secreto
hasta su tiempo le esconde.
De sol del ángel Andrés
quarta vez vio el orizonte,
y riñéndole en silencio,
le culpa sus dilaciones.
Como Jacob, saber quiere
con ruegos quién es, y el nombre,
por Dios le pide lo diga
mas el ángel no responde.
Absorto quedó Roelas,
y en Teología doctores
consulta, con que el secreto
reveló al pastor entonces.
Quinta vez el claro Arcángel,
en forma de un bello joven,
al sacerdote visita,
limpios vistiendo candores.
Desobediencia de maestra llave
candado al silencio rompe,
aun ganzúas de conjuros,
que abren pestillos de bronce.
De obediencia y de un conjuro
el ángel brindado corre
a su nombre la cortina,
y el velo a sus resplandores,
Al sacerdote le dize:
No te inquiete y alborote
saber, Andrés, quien yo soy,
escúchame atento y oye.
Yo soy Raphael, el ángel
que por Córdova se opone
del contagio a la embellida
de sus contrarios al golpe.
No assí se ve deffendida
de sus muros y sus torres,
como de mi invicto braço,
de sus opuestos açote.
Aquesto le dixo el ángel,
y que era guarda juróle
de Córdova, que dichosa
lograva sus protecciones.
Pues tan grande patrocinio
logras, oh, ciudad, disponte
a ser terrero de embidias,
y blanco de emulaciones.
Ya tu dicha peregrina
de que patrón tanto gozes,
ciudades del orbe embidian,
la desean las naciones.
A tus antiguas grandezas,
y a tus ilustres blasones
se recrece el más glorioso,
que ensalça tus pundonores.
En tus escudos imprimas,
y estampes en tus pendones,
del gran Raphael la imagen,
que de dichas te corone.

(ff. 77r-78r)

Assumpt
ASSUMPTO SÉPTIMO: SONETOS A LAS RELIQUIAS QUE SE SACARON EN PROCESIÓN EN UNA PESTE EN 1602

De doña Ana de Pineda Serrano.

Urnas construye, erige relicario
Córdova ilustre a mártires valientes
y entre viriles de cristal luzientes
previene a sus reliquias el sagrario.
De mártires consortes de Januario
hallaron sus reliquias reverentes
y en nicho de labores excelentes
en templo del gran Pedro, el santuario.
A Córdova el arcángel sacro avisa
Raphael su patrono que estimasse
reliquias que rigor templen celeste.
Que es bien que si por él Tobías pisa
los peligros de muerte, que no hollasse
por él Córdova riesgos de la peste.

(f. 79v)

Volver arriba