Relación de las demostraciones festivas de religión…


RELACIÓN DE LAS DEMONSTRACIONES FESTIVAS DE RELIGIÓN Y LEALTAD QUE CELEBRÓ LA INSIGNE UNIVERSIDAD DE SALAMANCA EN EL DESEADO Y DICHOSO NACIMIENTO DEL PRÍNCIPE NUESTRO SEÑOR D. FELIPE PRÓSPERO, ESCRIVIÓLA POR ACUERDO DEL CLAUSTRO EL MAESTRO F. FRANCISCO DE ROYS, PREDICADOR DE SU MAGESTAD, CATHEDRÁTICO DE PROPRIEDAD DE PHILOSOPHÍA MORAL, Y DIFINIDOR GENERAL DEL ORDEN DE SAN BERNARDO. CONSÁGRALA A LA MAGESTAD CATHÓLICA DEL REY N. SEÑOR D. FELIPE EL QUARTO EL GRANDE, SALAMANCA: SEBASTIÁN PÉREZ, 1658.

Asunto 3: Glosa a una redondilla

De D. Iacinta Maria Altamirano del Convento del Iesus de Salamanca, del Orden de San Bernardo.
Glosa

Real Pollo alemán, que al sol
bebes la luz sin desmayo
águila crezcas y rayo
el Iúpiter español.

Mejor que el ave de gnido
naciste, o segundo amor,
que el sol te dio su calor
la aurora te dio su nido.
Si entre luzes construido
formas alegre arrebol
en todo el orbe español
y en las alemanas niebes
lo mismo a la aurora debes
Real Pollo alemán que al sol.
El astro de Austria dichoso
suabe luz te brindó
no antiguo deidad bebió
el néctar tan generoso
mezclóse a fin tan glorioso
la ardiente luz de Pelayo,
cada sucesor fue un rayo
y de esa región luciente
hidrópico osadamente
bebes la luz sin desmayo.
El águila buela altiva
el rayo al suelo desciende,
este en altos montes se prende.
Aquella en el cielo escriva
eterno tu nombre viva
(oh, recién nacido mayo)
para rebeldes desmayo,
la fama al polo te elebe,
y de Pollo Real, luz brebe,
águila crezcas y rayo.
Marte en antiguas edades
deidad de lides se vio,
de gran Juno nació,
y del rey de las deidades.
Aclame prosperidades
el sonante caracol
de tritón a Marte o Sol,
que nació en España ufana,
si de la Juno alemana,
del Júpiter español.

(p. 322)

De D. Theresa Ulcina en el real de Casbas Orden de San Bernardo. Glosa.

La imperial augusta silla
cielo austríaco embió
para el astro que oy nació
su luna al sol de Castilla.
Ya próspero al mundo brilla
y siendo un riesgo el crisol
que al argentado farol
examinó tu fortuna
aún debe más a la luna
Real Pollo alemán que al sol.
Ella en su mejor creciente
derribó en ti su esplendor
y sufrió el golpe al temor
por dexarte lo valiente.
Aunque su dolor se aumente,
pero en ti de águila, y rayo
ayroso salió el ensayo,
y ella causó el triunfo suyo
bebes la luz sin desmayo.
Oy con tu presencia sola,
porque sus victorias siga,
aprieta el lazo la liga
alemana y española.
Por ti el pendón se enarbola,
porque llevando por ayo
el valor, con que al desmayo
tu gran prosapia atropella,
viéndote Pollo y centella,
águila crezcas y rayo.
Del águila la belleza
se ve en tu vulto copiada
y del sol multiplicada
en rayos la fortaleza.
A mostrarte al mundo empieza
pues no fuera menos sol,
ni menos bello arrebol
digna prenda soberana,
de la gran Juno alemana,
del Júpiter español.

(p. 325)

Asunto 4: soneto al dolor y el placer en el parto

De D. Theresa Ulcina del Orden de San Bernardo en el Real de Casbas, Reyno de Aragón. Soneto

En oriente lustroso el sol luzido
a la tierra ofreció rayo dorado
y entre glorias de luz se ha lebantado
vapor que al sol brillante se ha atrevido.

Su gozo el rayo fue, su pena ha sido
el vapor y los dos han batallado
por eclipsar al sol, mas ha quedado
triunfante el sol del riesgo conocido.

Mariana sol dio a España un rayo ardiente
y a su pecho salteó con fuerça estraña
alegría y dolor, pero luciente.

Quedó este sol y con tan noble hazaña
con triunfo tan notable y excelente
brilla el sol, luce el rayo, vive España.

(pp. 352-353)

De doña Theresa Dez y Martes, del orden de San Bernardo en el mismo convento. Soneto.

Quando naze feliz el sol hermoso
perlas desata aurora lastimada
mas viendo que su luz está esplayada
con gozo enjuga el llanto doloroso.

La muerte este la ofrece riguroso
propone aquel la muerte azelerada
y con verse de entrambos acosada
saca contra los dos triunfo lustroso.

Nació el sol español, quinto monarca
de la augusta Mariana, aurora bella,
quiso el dolor introducir la Parca,

y el gozo de ser Próspero vencella
Mas ella, que en valor todo lo abarca,
salió contra los dos triunfante estrella.

(pp. 353-54)

Volver arriba