Fundación y fiestas de la congregación de los indignos esclavos del SS. Sacramento (1657)


FUNDACIÓN Y FIESTAS DE LA CONGREGACIÓN DE LOS INDIGNOS ESCLAVOS DEL SS. SACRAMENTO, QUE ESTÁ EN EL RELIGIOSO CONVENTO DE SANTA MARÍA MAGDALENA, DE LA ORDEN DE S. AGUSTÍN DE ESTA CORTE. CELEBRADAS EN LOS PRIMEROS CINQUENTA AÑOS DE SU EDAD FELICE. DESCRIPCIÓN DE LOS EXCELENTES ADORNOS QUE PARA ELLAS SE HAN DISPUESTO Y DE LOS SUMPTUOSOS ALTARES QUE SE HAN ERIGIDO. RECOPÍLANSE LOS SUTILES CONCEPTOS, Y ADMIRABLES MOTETES, QUE AL ASSUMPTO GLORIOSO DE ESTAS FESTIVIDADES HAN ESCRITO LOS MAYORES INGENIOS DESTA CORTE. PRESÉNTALO AL EXC. SEÑOR MARQUÉS DE AYTONA, PROTECTOR DE LA CONGREGACIÓN. D. IOSEPH MARTÍNEZ DE GRIMALDO, INDIGNO ESCLAVO DEL SS. SACRAMENTO, MADRID: DIEGO DÍAZ DE LA CARRERA, IMPRESSOR DEL REYNO, 1657.

La obra no trata ninguna fiesta en particular, sino que intenta recoger un resumen de las actividades festivas a lo largo de los años. Se supone que se celebraban varias cada año, aunque no es seguro que en todas ellas hubiera certamen. Va haciendo la relación año a año, de forma bastante breve, cuenta las actividades en prosa y luego añade algunos poemas, bien escritos en su momento (al parecer la menor parte) o bien pedidos por el autor para insertarlos. Al final se hallan índices de varios tipos de personajes: personas reales que han asistido a las fiestas, precidacores, mecenas que las han financiado, etc. Según dice, en el año 1608, por 1ª vez se hizo una gran fiesta en la Congregación (cuyas actividades anuales ha descrito con detalle y son muchas) con certamen: “En los libros de la congregación hallo que no solo constavan sus fiestas de solo adornos y grandezas, sino también que se escribían muchos versos, que se hizieron algunos certámenes poéticos y se adornavan las paredes con misteriosos geroglíficos, pero no ha sido posible, con todo lo que se dice averse escrito, descubrir más que un solo certamen (sin los versos que le corresponden, que se pondrán en su lugar) y no otro papel curioso, real y verdaderamente de aquel tiempo que tenía ingenios tan lucidos” f. 9r. Para suplirlo irá “entretegiendo de los que en estos últimos años se han escrito y yo en ellos he impresso los que juzgare ser más a propósito para poner uno o dos en cada año” (9r) Y si encuentra un tema ingenioso o lucido y no tiene poesía, se la ha pedido a alguno de los poetas de la corte “no debiendo hazer disonancia que a lo que sucedió quarenta o cinquenta años ha se escriba oy por no hallarse los papeles de entonces” (9r).

Doña Juana de Figueroa, religiosa en el convento de Santa María Magdalena, haze hermosa consonancia con el ingenio y con la devoción; por lo primero puede ocupar el dézimo lugar en el docto coro de las musas y por lo segundo, el de más perfecto espíritu, en el de la religiosas. Celebró a su esposo misteriosa y gravemente [i]

Amado y divino dueño,
pues que plumas te celebran
dale licencia a la mía
si no por digna, por nueva.

Escucha finos afectos
que oy, Señor, te representa
de los que esclavos se ofrecen
a tu celestial grandeza.

Cautivos los coraçones
de tu amor en competencia,
es un primor cada uno
y todos una fineza.

Del altar el nuevo adorno
él a sí mismo se aprecia
pues siendo su assumpto plumas,
todo es una sutileza.

¿Qué tanta garzota blanca
fabrica de pluma fea?
Admira, pues todo un cielo
en sus columnas sustenta.

No perdonan a las rosas
ni su alegre primavera;
que aunque el aire aquí matiza,
da sus retoques la tierra.

Más que mucho si el desvelo
sube a buscar otra esfera,
que cono el mar perlas rinde
ellas sus galas ofrezca.

Los señores comissarios
hazen su memoria eterna,
y de todos los primores
la fama y la gloria se lleva.

(f. 178r-v)

[1] El poema de Juana de Figueroa no forma parte de una justa, sino que estaba en la decoración para la fiesta. Es posterior a 1654.

Volver arriba