Fiestas Minervales, y aclamación perpetua de las Musas (1697)


FIESTAS MINERVALES, Y ACLAMACION PERPETUA DE LAS MUSAS, Á LA INMORTAL MEMORIA DE EL ILUSTRISSIMO, Y EXCELENTISSIMO SEÑOR D. ALONSO DE FONSECA EL GRANDE, ARZOBISPO DE TOLEDO, Y DE SANTIAGO POR SU ESCUELA Y UNIVERSIDAD. SANTIAGO: ANTONIO FRAYZ, 1697.

Asunto 4:

De doña Isabel Rodríguez, monja professa en Allariz, deste reino.
Glosa.

No es mucho se llame fuente
seca, quien tan liberal,
dando todo su caudal
multiplica la corriente.

Fonseca, fuente fecunda 5
en buena razón implica,
pero experiencia replica
Fon-seca, que el orbe inunda.
No en aguas su cuadal funda
que su precioso torrente 10
de la vena de su oriente
oro vierte, incendios, plata
y pues tal raudal desata
no es mucho se llame fuente.
Ethna de Minerva expira 15
ríos de flamante ciencia,
de la clave en la eminencia
excesso el Bulcano admira:
fuera más tibia esta pira
menos firme el mineral 20
a ver agua en su raudal
por esto fuente eligió
nacer seca, pero no
seca quien tan liberal.
Si corriente y nombre intento 25
maridar, viva mi fe
quanto más la piensa ve
no sé de qué sacramento;
seca le ofrece el accento
siendo a mares manantial. 30
Pero bien misterio tal
descifra por más que asombre,
ver que cumplió con su nombre
dando todo su caudal.
Y dexa más que admirar, 35
que aviéndolo dado todo
aun produce de tal modo,
que le sobra más que dar;
nuevos climas fue a buscar,
que fecundar diligente, 40
y en todos mar en creciente
quanto más pisa la raya,
y en más raudales se explaya
multiplica la corriente.

(p. 106)

Volver arriba