Certamen poético en alabanza del glorioso S. Antonio de Padua…


CERTAMEN POÉTICO EN ALABANZA DEL GLORIOSO S. ANTONIO DE PADUA PARA LA FIESTA QUE LA VILLA DEL CAMPO DE CRYPTANA LE HIZO EL AÑO DE MIL Y SEISCIENTOS Y QUARENTA Y QUATRO, EN QUE COMO A SU PROTECTOR LE ERIGIÓ UNA IMAGEN DE BULTO CON REVERENTE ZELO, Y DEVOCIÓN. DIRIGIDO AL EXCMO. SR. DUQUE DE IXAR, 1644.

Doña Juana Salinas, seglar en el convento de San Juan de la Penitencia de Alcalá. Al segundo assumpto del certamen

Soneto

Goza el virgen Antonio, blanco lirio,
triumphante ya del cielo en la campaña,
puro se ostenta de carnal legaña,
afrenta del infiel, y torpe assylo.

Gran desacierto fuera, y gran delirio
presumir el demonio, immunda (sic) araña
estorvar sus elogios, quando España
de almas lo acclama espiritual colirio.

Oh, Campo de Cryptana, Oh, gran Lisboa,
antorchas encended, no humosa tea
publicando a despecho del demonio,

que enderezando para el fin su proa
(no en cenagosas aguas qual lamprea)
de castidad el rumbo tomó Antonio.

(f. 634)

De doña Ysabel de Perillán y Quirós, natural de Cryptana, al 6º assumpto de obras extravagantes.

Romanze

De mi alma, sacro Antonio
nada os haze resistencia
porque como un bienvenido
os da todas sus potencias.

De vuestra noble prosapia
se conoze la grandeza
en ese escudo divino,
que a vuestros pechos se muestra.

No os á dado la hidalguía
de este mundo la riqueza,
pues valéis con un escudo
muchos más que otros con [t]re[i]nta.

Contra los tres enemigos
él os sirve de defensa,
porque embrazando a Jesús
¿qué enemigo hay que no tema?

No sé si diga que sois
más que Dios, pues la appariencia
ostenta de vos pendiente
del cielo la mexor prenda.

(f. 645 v)

Vexamen

Aquí viene el agua a gustos
y el apura sentimientos
(…)
Mil sales tuvo Salinas
si soneto fue salero,
a donde del buen pastor
a las obexas les dispuso el cebo.
De Doña Ysabel por raro
el romanze con acuerdo
passó por extravagante
mlas que por mucho si es, hizo de su ingenio.
Tan yguales que el amor
en el género discreto
commún (sic) de dos á de ser,
a pesar de los zelos, sino es neutro.
Si llevó tan mal castilla
juezes de humo, ¿cómo emos
de llevar bien los poetas
juezes, que del aire lo están siendo?
Como quisieron, juzgaron.
aunque si a las damas dieron
segundos, no son galanes
o no juzgaron, no, como quisieron

(ff. 650v y 657r)

Volver arriba